Mas de veinte años atrás comencé mi andadura en la profesión de la abogacía.

Miro hacia atrás y recuerdo unos inicios difíciles, sin tradición jurídica familiar; más en mi camino principiante agradeceré siempre la suerte que tuve de encontrarme con personas que me apoyaron de forma incondicional.

Personas en las que podías confiar pues eran leales a la palabra dada; no había ni esperabas  sorpresas en el Juzgado, se respetaba al compañero/a y, en definitiva, se respetaba lo pactado y sellado con un simple apretón de manos.

La fuerza de la palabra y el respeto al acuerdo campaban a sus anchas por despachos y Juzgados.

En ese escenario, sin temor a equivorcarme, tengo  el privilegio de poder decir que, aún siendo mujer y abogada, mis compañeros y compañeras – escasas en aquellas fechas- me trataron siempre de tú a tú, con respeto y  siempre con la mejor de las disposiciones…. mas de veinte años atrás…

Compañerismo.. ¡ qué importante en cualquier profesión¡.

El ” hoy por tí, mañana por mí” estaba al orden del día. La solidaridad entre  letrados/as, aún siendo oponentes, reinaba por doquier.

Lamentablemente, esto ha cambiado… ya los compañeros/as de profesión no somos al tiempo compañero/as de andadura.

 ” Arrieros somos y en el camino nos encontraremos”  me repetía un compañero ya fallecido.

Hemos dejado de llamarnos cuando surge cualquier problema- incluso personal- que nos impide o dificulta llegar al Juzgado, provocando a veces suspensiones y dilaciones innecesarias; los pleitos se han convertido en auténticas luchas sin nombre, sin caras… lo que importa es el fin, no el cómo lo has conseguido ni a costa de qué ni de quién.

O al menos esta es mi percepción… ojalá que equivocada….

La competencia impera hoy en nuestra profesión en detrimento del compañerismo en la misma, cuando ambos conceptos no deberían ser excluyentes; podrían perfectamente convivir en estos mundos nuevos que nos toca vivir pero… falta actitud y aptitud negociadora, no interesa … ¿ por qué?.

Afortunadamente,  dicen que  ” todo es cíclico”, espero que en breve volvamos a sentirnos compañeros/as y actuar como tal, nosotros/as nos sentiremos mucho mejor en nuestro duro día a día y nuestros clientes, de seguro, también resultarán beneficiados/as.

No hay límites para mejorar, por favor, mejoremos en esto, está en nuestras manos.

Asunción Fieira

Category:
Blog